¡LUIS CARLOS SARMIENTO ANGULO, constructor, banquero y ahora jurista constitucional por necesidad!

A propósito de la declaratoria de conmoción interior 

César A. Luque F.
12/10/08

Luis Carlos Sarmiento Angulo hasta ahora se había caracterizado por ser constructor a través de la Organización que lleva su nombre, banquero desde cuando la Corporación Las Villas, hoy AV Villas, teniendo ahora otras propiedades el Banco de Bogotá, el Megabanco, el Popular y el Occidente, y Porvenir pensiones y cesantías, todo en el llamado Grupo Aval, pero ahora dejo ver otra faceta de su personalidad negociadora, jurista constitucional al decir en su discurso del Congreso de Anif (Asociación Nacional de Instituciones Financieras) frente al Presidente de la República, que por el paro nacional de los trabajadores de la administración de justicia se debía decretar la conmoción interior para así tomar medidas extraconstitucionales por parte del gobierno nacional que le permitiera superar el diferendo laboral, entre los trabajadores de la administración de justicia, representado por Asonal Judicial (Asociación Nacional de Empleados de la Rama Judicial) y el gobierno representado para el tema por el Ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia Cossio, hermano de Guillermo León hoy detenido por haber estado según la Fiscalía General de la Nación al servicio de paramilitares siendo Director de Fiscalías de Medellín.

La petición realizada por el banquero al Presidente de la República la tarde del congreso banquero en varias entrevistas al Ministro y al Viceministro, para que dijeran si estaban pensando en declarar la conmoción interior, ante lo que respondieron al unísono que no la habían contemplado entre las posibles soluciones al paro judicial, que más bien seguían negociando, ya habían ofrecido unos 110.000 millones de pesos para adelantar la nivelación salarial, que no aumento, establecido en la ley 4ª de 1992, que no ha sido cumplida por el gobierno nacional, dinero para pagar en tres años, porque dinero no hay. Sin embargo, si lo habrá para el referendo que vale unos 120.000 millones según el Registrador Nacional de una vez y que seguramente para eso si se tendrán.

Aunque el Ministro y Viceministro, éste último antes Magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, no contemplaban por ninguna parte la conmoción interna, dos días después haciendo caso al banquero, constructor salieron a defender su declaratoria, dizque por ser acorde a la Constitución Política, lo que no es cierto, veamos. En la constitución existen tres Estados de Excepción:  (i) Guerra Exterior, (ii) Conmoción Interior y (iii) Conmoción Económica.

En el artículo 213 está establecida la Conmoción Interior, la decretada por el gobierno nacional, que consiste en lo siguiente:

“En caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado, o la convivencia ciudadana, y que no pueda ser conjurada mediante el uso de las atribuciones ordinarias de las autoridades de Policía, el Presidente de la República, con la firma de todos los ministros, podrá declarar el Estado de Conmoción Interior, en toda la República o parte de ella…”

En Conmoción Interior el gobierno por decreto puede suspender leyes, crear normas, otorgar funciones, en general asumir el poder en forma como dirían los romanos dictatorial, debiendo informar los motivos al Congreso dentro de los tres días siguientes y enviar esas normas a la Corte Constitucional que debe hacer un examen de constitucionalidad automático. Viendo que no se dan los presupuestos para la declaratoria, será la Corte la que la declare fuera del orden constitucional, pero de no hacerlo por estar integrada en su mayoría por Magistrados afines al gobierno, perdería la respetabilidad que hasta ahora ha gozado, más cuando en años anteriores ha declarado inconstitucional varios decretos de conmoción interior por razones como estas.

Pero entonces salta una pregunta ¿por qué será que Sarmiento Angulo solicitaba la declaratoria de conmoción interior?, por estar verdaderamente preocupado por la falta de justicia en el país o por considerar que las peticiones de los empleados judiciales son injustas, la respuesta es NO, él esta preocupado porque sus bancos no han podido seguir cobrando por medio de los Juzgados Civiles en todo el país su cartera, especialmente aquella resultado de los créditos hipotecarios (prestamos para vivienda), pero también por otros créditos, tarjetas de crédito, etc. Esa es su verdadera preocupación, ya que durante el paro no han podido ser desalojados aquellos que luego de pagar muchos años cumplidamente sus cuotas de vivienda por circunstancias ajenas a su voluntad no pueden seguir pagando su obligación, la misma que siendo por ejemplo de 20 millones, luego de pagar cuotas por 7 u 8 años, en lugar de deber menos se deben 30 o 40 millones. Eso es lo que preocupa al banquero, a quien no le importa que la conmoción decretada se contraria a la constitución, ya que por el paro judicial el país no se encuentra en conmoción interior, cuando no ha habido asomo alguno de asonada.

En cualquier Juzgado Civil del país, hasta del municipio más pobre, del 100% de los procesos civiles que lleva, por lo menos entre el 80 y 90% son procesos iniciado por los bancos contra sus deudores, convirtiéndose esos despachos judiciales en los “chepitos” de los dueños del poder en el país, esos que acaban de ganar a final del mes de septiembre la módica suma de 8 billones de pesos, cuando el año pasado “apenas” ganaron 5 billones. Entonces no es desinteresada la petición, como tampoco lo es la respuesta del gobierno nacional saltando el mandato constitucional, que representado por el Presidente de la República aspira a tener su apoyo para la segunda y tercera reelección proyectadas. Él está al lado de los poderosos, contra los pobres, no es sino ver el tema del paro de los cortadores de caña en el Valle, verdaderos esclavos del siglo XXI, que no suscita ninguna medida del gobierno, o a lo mejor sí, de pronto otra conmoción interior en su contra, no falta sino que el dueño de RCN, radio y televisión, Postobón, Peldar y muchas otras empresas, además del Ingenio Incauca, Carlos Ardila Lulle la pida, para que se la den.  

Nota 1. La lucha de los cortadores de caña es la lucha contra la esclavitud, esa que algunos pensamos esta prohibida desde 1851 por José Hilario López, quien por eso debió enfrentar una guerra impulsada por los terratenientes del Cauca y el Valle, que por entonces no era un departamento, que no estaban dispuestos a perder su mano de obra esclava. Entre esos terratenientes estaban Julio y Sergio Arboleda, patriarcas del Partido Conservador.

Nota 2. Los comités Ingrith Betancourt, teniéndola a ella a la cabeza se quedaron esperando el Premio Nobel de la Paz, aunque desde un día antes habían lanzado comunicados agradeciéndolo. Se quedaron con los crespos hechos, haciendo, como dicen los jóvenes “el oso”.    

                                                                                               cesarluque@yahoo.com    

Total Page Visits: 290 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *