COMPRAR, COMPRAR y COMPRAR.

Parece que el gobierno de AUV cambio su lema de trabajar, trabajar y trabajar por el de comprar, comprar y comprar.

César A. Luque F.
03/05/08

Cuando se inició su primer gobierno, Alvaro Uribe Vélez el 7 de agosto de 2002 hizo varias promesas y adoptó un lema de su gobierno, trabajar, trabajar y trabajar, pero con el pasar de los años parece que lema que retrata mejor sus administraciones I y II, es comprar, comprar y comprar apoyos para mantenerse gobernando. Prometió acabar la corrupción y hoy su gobierno puede ser considerado uno de los más corruptos de toda nuestra historia republicana, por lo menos de la segunda república (1819 – 2008), como prometió gobernar con los más capaces a través de ejercer la administración pública bajo parámetros de méritos, pero hoy el concurso que inicio para nombrar algunos funcionarios públicos se halla estancado desde el 2006, y sigue gobernando con verdaderos ineptos, entiéndase por ejemplo, Fernando Araújo Perdomo, Francisco Santos Calderón, Sabas Pretelt de la Vega, Diego Palacio Betancur, Andrés Felipe Arias, para citar a unos pocos.

También prometió apartarse de la politiquería, convirtiendo su gobierno en el más politiquero de las últimas cinco décadas, para poner un parámetro menor. Se alió con personajes como Fabio Valencia Cossio, antes su enemigo, no sólo político, sino hasta boxistico, el otro Fabio, Echeverry Correa, también su otrora enemigo, Juan Guillermo Angel uno de los dueños de los San Andresitos de Pereira, Consejero Presidencial para el Chocó, que despacha desde el Hotel Tequendama, cuando debía hacerlo desde Quibdó, además de aceptar el apoyo de congresistas hoy procesados por haber cometido conductas delictivas, provenientes de todas las regiones del país, haciéndose visible ahora que además su lema es comprar, comprar y comprar conciencias para mantenerse atornillado al poder, no disuadir con argumentos como cínicamente lo sostiene en el caso de Yidis Medina y Teodolindo Avendaño.

Nadie del gobierno puede tapar el hecho que Yidis Medina tenía en su poder si había o no reelección presidencial, y que luego de haber un día antes manifestado que votaría en contra, votó a favor, no porque fue persuadida por Sabas Pretelt, Diego Palacio, Jorge Noguera, José F. Lafourie, con el apoyo del entonces Viceministro de Justicia Mario Iguarán, hoy Fiscal General de la Nación, quien eventualmente debía investigar a sus “compañeros” de andanzas, lo que lo hará declararse impedido, para que sea designado un Fiscal ad hoc (sólo para ese caso), con el ingrediente de que ella presentó en su indagatoria pruebas (copias de las consignaciones) de que le consignó a Teodolindo Avendaño una suma superior a Doscientos Millones de pesos pagados por un contratista del gobierno, para que no se presentara a la sesión en que se votaría la reelección presidencial en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, donde por compromiso previo con su jefe político, padre de uno de los Diputados del Valle secuestrado por las FARC, no debía votar ningún proyecto de reforma o ley del gobierno, hasta que no acordará el acuerdo humanitario, por el que se dejará en libertad al Diputado de su grupo político.

Ese caso no es el único de compras de conciencias. El gobierno de Uribe ya había dado muestras de compra de conciencias. Por el decreto 4353 del 22 de diciembre de 2004 el Presidente de la República creo una prestación social (bonificación) consistente en cuatro veces el salario mensual más gastos de representación para gobernadores y alcaldes, cuando se había aprobado la reelección presidencial y se necesitaba el apoyo de dichos funcionarios. Después por medio del decreto 2721 del 11 de agosto de 2006, se hizo extensivo ese pago a los Concejales de Bogotá D.C. y ahora que se encuentra su gobierno inmerso en la más grave crisis, decidió darle una bonificación a todos los servidores públicos consistente en $100.000.oo, que no le solucionara problema alguno a ningún servidor público, pero que significa al erario la nada despreciable suma de 56.000 millones de pesos, intentado comprar nuevamente las conciencias, como intenta comprar la de los sindicalistas para que apoyen el TLC y se logre que el Congreso de los EE.UU. lo apruebe, contando con el voto de los demócratas, existen ya varios esquiroles de los que me ocupare en otra ocasión.

Pero si todo lo anterior no fuera suficiente, el 29 de abril de 2008 el señor Presidente de la República expidió el decreto 1390, por medio del cual se aumentó la bonificación a los alcaldes, llegando a reconocerles hasta 8 veces más su salario al año. Nuevamente como en el 2004 intenta comprar la conciencia de los mandatarios locales, precisamente un poco después que Planeación Nacional dijera que los presupuestos de gran parte de los municipios muestra déficit en sus presupuestos. Sin plata para obras, se utiliza la poca existente para mejorar la situación de muchos de quienes se convertirán en los principales arietes de la reelección presidencial del 2010, si termina el actual periodo.

Para finalizar, extraña que la doctora Clara María González, representante del movimiento Colombia Primero para el pago de los votos de la reelección del 2006, con poder otorgado por el propio Alvaro Uribe Vélez diga ahora que representó a Yidis Medina ante el Consejo de Estado en proceso de perdida de investidura, sin cobrarle honorarios y sin haberse enterado del negocio entre ella y el gobierno de su también cliente. No sería más bien que esa abogado fue utilizada por el gobierno para que Yidis sostuviera un libreto, en el que por supuesto por aquella época (2005) el Presidente de la República, sus Ministros y sus Superintendentes y Directores de Departamento Administrativo salieran bien librados. Mi imagino que al movimiento por el que fue reelegido AUV que cobró por su intermedio apenas unos 3.700 millones, si le pago los honorarios por ese trámite y la representación de la representante Yidis Medina. Nadie cree lo contrario.
cesarluque@hayoo.com

Total Page Visits: 254 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *