POLÍTICA HEREDITARIA, LAZOS INVISIBLES PERO INDISOLUBLES (I)

El ejercicio político a veces parece una monarquía hereditaria. Delfines

César A. Luque F. 03/02/14

Viendo las listas de candidatos al Congreso y los principales actores políticos nacionales, parece que viviéramos en una monarquía, donde el poder pasa de padres a hijos, a esposas, hermanos, quedando reservado a unos clanes nacionales y otros regionales, que han llevado a municipios, departamentos y el país en general a un postración tal, que mucha gente ya piensa que nada se puede hacer para salir adelante, en un país rico, lleno de pobres, por las nefastas políticas públicas impuestas por estas mediocres elites gobernantes.

Quienes han sido condenas por la llamada “parapolítica” siguen presentes en cuerpo ajeno, en hijos, hermanos, esposas. El Partido Liberal, ya sin el condenado, ahora libre, exsenador cordobés Juan Manuel López Cabrales tiene a su esposa, la senadora Arleth Casado, que aspira otra vez a ocupar una curul. En el Partido Conservador el condenado exsenador, Oscar Suárez Mira de Antioquia, está representado en su hermana, la senadora y candidata Olga Suárez Mira. Hoy la senadora y candidata del Partido de la U, Astrid Sánchez Montes de Oca encabeza el clan chocoano de sus hermanos, Patrocinio, detenido por delitos contra la administración pública tras ser alcalde de Quibdó y gobernador del Chocó, ahora secuestrado, por no se sabe que grupo de delincuentes, y Odín exrepresentante a la Cámara por el Chocó, condenado por “parapolítica”, hermanos todos de Orlene, Secretaria de Educación de Quibdó, sin contar con otros familiares en la política chocoana.

Del Meta es la senadora y candidata Maritza Martínez del Partido de la U, esposa del exsenador y exgobernador de ese departamento, Juan Carlos Torres el candidato más votado para el Senado por Cambio Radical en el 2006 después de su socio político German Vargas Lleras, Torres investigado por la Corte por nexos con grupos de paramilitares, diligencias que lo motivaron a renunciar para llevar su caso a otras instancias judiciales menos visibles.

Otra muestra de estas dinastías es la candidata a la Cámara en Bolívar por el Partido de la U, Marta Cecilia Curi, hija del exalcalde de Cartagena, condenado por corrupción, Nicolás Curi, y esposa del exsenador William Montes del Partido Conservador, condenado por “parapolítica”. El “nuevo” Partido Opción Ciudadana, antes PIN, antes Convergencia Ciudadana, creación del exsenador Luis Alberto Gil condenado por “parapolítica”, como fue condenado su abogado defensor Ramón Ballesteros por intentar comprar el testimonio de un protegido por la DEA en EE.UU. siendo descubierto, tiene de candidata a la senadora, Doris Vega esposa de Gil, mientras en la misma lista al legislativo está Mauricio Aguilar, hermano del actual gobernador de Santander Richard, hijos del exgobernador Hugo Aguilar condenado por “parapolítica”.

Pero hay un caso más aberrante de delfines “parapolíticos” es el de la familia García Romero, dueños de parte del poder en los departamentos de Sucre, Córdoba y Bolívar. Ese clan tuvo entre sus principales barones electorales a Juan José García Romero que perdió su curul en el Senado luego de ser condenado por corrupción, siendo inmediatamente reemplazado por su hermano Álvaro García Romero condenado a 40 años de prisión como autor intelectual de la masacre de Macayepo, los que fueron reemplazados por la esposa del primero la exsenadora del Partido de la U, Piedad Zuccardi investigada y presa por nexos con grupos paramilitares, próxima a ser juzgada, a quien se le unió la senadora del PIN hoy Opción Ciudadana, Teresita García Romero, hermana de los dos anteriores, candidata nuevamente al Senado, pero esta vez acompañada de su sobrino del Partido de la U, Andrés Felipe García Zuccardi hijo de la pareja de esposos García – Zuccardi unos de los más vistosos invitados al matrimonio de la hija del Procurador General.

Pero no sólo los parapolíticos se vienen reproduciendo en el Congreso, sino también aquellos candidatos originarios de familias “bien”, esas que nos mal gobiernan desde el siglo XIX, como es el caso del senador del Partido Conservador Juan Mario Laserna, antes Codirector del Banco de la República, hijo de Mario Laserna Pinzón, embajador y senador de la Alianza Democrática M-19, fundador de la universidad más elitista del país, la Universidad de los Andes, quien era abuelo de la candidata al Senado del Centro Democrático, el partido de bolsillo de Álvaro Uribe Vélez, Paloma Valencia Laserna y de Cayetana Valencia Laserna, esposa del hermano del expresidente Andrés Pastrana, Juan Carlos Pastrana. A su vez, Paloma y Cayetana son nietas del expresidente conservador Guillermo León Valencia (1962 – 1966), que era hijo de Guillermo Valencia, quien además de ocupar varios cargos burocráticos y ser senador, fue candidato a la presidencia por la Unión Republicana en 1918 y por el Partido Conservador en 1930, año en que terminó la hegemonía conservadora que habían iniciado en 1886 con Rafael Núñez.

Pero además las Valencia Laserna, son primas del actual Ministro del Interior Aurelio Iragorri Valencia, hijo del senador el Partido de la U, Aurelio Iragorri Hormaza, congresista por más de veinte años, gobernador del Cauca, yerno del expresidente. Así dos familias tradicionales en la política goda se emparentaron, dominando los departamentos del Cauca y el Tolima, los primeros dueños de la burocracia, los segundos de mucha tierra.

Pero hay otro tipo de delfines, ese título nobiliario francés entre 1349 y 1830 para los hijos del monarca reinante, de personas que durante años ejercieron liderazgo político, pero ante la imposibilidad de prolongarlo, lanzan a sus herederos buscando que ocupen su lugar, como la exsenadora liberal Piedad Córdoba, que destituida por el procurador Alejandro Ordoñez apoya a su hijo, candidato del Partido Liberal, Juan Luis Castro Córdoba, aunque ella funge como líder destacada del movimiento político y social Marcha Patriótica, o el caso de los hijos del excandidato presidencial liberal asesinado Luis Carlos Galán Sarmiento, Juan Manuel Galán Pachón, actual senador y candidato del Partido Liberal, y Carlos Fernando Galán Pachón candidato al Senado del Partido Cambio Radical, primos estos, del actual Director de la Unidad Nacional de Protección, Andrés Villamizar Pachón, siendo los Galán nietos de Mario Galán excontralor General de la Nación y Presidente de Ecopetrol.

Esto no termina aquí, porque hay más evidencia de que son pocas familias las que han dirigido los destinos del país, siendo hora de cambiarlas. Continuará…

Total Page Visits: 268 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *