LA CONCLUSIÓN, UN POLO UNIDO Y DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA

Terminó con éxito el II Congreso del Polo Democrático Alternativo

César A. Luque F.

02/03/07

Durante tres días mil quinientos delegados de todo el país, que representaban a unos setecientos mil colombianos que votaron el octubre del año pasado para elegir a los miembros del II Congreso del Polo Democrático entre más de trece mil candidatos le dieron al país una lección de lo que debe ser un partido político progresista, que en apenas algo más de tres años se viene consolidando como un proyecto de izquierda democrática, que enfrenta diariamente el embate de la clase política y empresarial que ha dominado y domina las diferentes esferas de poder del país.

En el tiempo que sesionó el II Congreso del Polo, en el primer día se dio su instalación, llegando a tener ese día en el escenario de Corferias en Bogotá, más de 1.300 de los delegados, evento durante el que se dirigieron al auditorio treinta y dos delegaciones de partidos de izquierda del mundo, empezando por la China, EE.UU., Brasil, Venezuela, Ecuador, Argentina y Alemania entre otros, junto a nuestro presidente, Carlos Gaviria Díaz, quien dejó su renuncia presentada, con la posibilidad de convertirse en un miembro de base del partido, dispuesto a ocupar el cargo que las bases le impusieran, el que a la postre fue el de seguir liderando la unión del partido, y su consolidación como una verdadera opción de poder en Colombia. También intervinieron varios dirigentes nacionales que encabezaron las diferentes listas al Congreso, destacándose la intervención del compañero Gustavo Petro, quien ante la plenaria planteó en forma abierta su punto vista sobre lo que debería ser en adelante el partido, considerando que debíamos iniciar ya una iniciativa política de coalición contra el gobierno de Uribe Vélez, que incluyera al Partido Liberal y otros sectores, incluso uribistas decepcionados, para por una consulta interpartidista escoger un candidato presidencial que se enfrentara en el 2010 a Uribe o a quien lo represente y plantear un repudio total a la actividad de las FARC, ya que el compañero insiste en que no hemos sido suficientemente claros en ese aspecto.

El segundo día el trabajo de todos los delegados se desarrollo en diez comisiones, en las que se discutió la posición que el Polo debía tomar en adelante. En materia de coyuntura política se reafirmó en la comisión y en la plenaria que nuestro partido se opone en forma férrea respecto de cualquier tipo de violencia, venga de donde venga, lo que incluye el accionar de las FARC, decisión que debería satisfacer al senador Petro, como nuestro partido se opone a las nuevas formas de flexibilizar las relaciones de trabajo, por medio de las cooperativas de trabajo asociado, de la misma forma que aceptó su Congreso que iremos a hacer parte de un movimiento contra la reelección de Uribe, teniendo para el 2010 un candidato propio, no uno elegido de una especie de salpico antiuribista que plantean el compañero, Gustavo Petro y el ex alcalde de Bogotá Luis Eduardo Garzón, junto a la ex ministra de educación, de relaciones exteriores, ex candidata liberal a la Alcaldía de la capital colombiana y ex candidato vicepresidencial en 1998 junto a Horacio Serpa Uribe, la que sostiene que ahora es de izquierda.

También se decidió por unanimidad que el partido era una organización política de izquierda democrática y no de centro izquierda, como pretendían algunos, decisión que de haberse dado, hubiera sido una soberana equivocación, ya que de esa forma quedaría totalmente deslegitimado ideológicamente, cuando Colombia requiere un partido que se convierta en opción de poder, que plantee el cambio del modelo económico, que día a día se come la economía familiar de miles y miles de colombianos. Otra decisión importante que se tomó fue la de defender la despenalización de los estupefacientes, concientes como somos, que la guerra contra el narcotráfico, no es nuestra, sino de los gringos, que tiene una motivación eminentemente económica, lo que nos ha costado vidas, desarrollo institucional, en general, terror y llanto.

El tercer día, hasta pasada la media noche se votó, como se deben tomar las decisiones en un partido que consulte a sus bases, para integrar la Dirección Nacional del Partido, que deberá estar integrada por 227 miembros elegidos por circunscripción ordinaria, más quienes como indígenas, afros, rom, lgtb y residenciados en el exterior tienen derecho de acuerdo a nuestros estatutos, habiendo obtenido la mayor votación la lista encabezada por Jorge Robledo que alcanzó 187, que le da 37 cupos en la dirección, pasando luego a la elección de presidente y secretario del partido, para lo que hubo un acuerdo entre los llamados compromisarios, que no eran otros que las cabezas visibles de todas las listas, donde se reformaron algunos pequeños aspectos de los estatutos, quedando habilitada la Dirección Nacional por seis meses para adelantar otros, a los que nos opusimos algunos, pero aceptamos que la mayoría decidió en contrario.

Para llegar a los órganos de dirección del partido se presentaron dos duplas, la del senador, Luis Carlos Avellaneda y Gloria Flórez y la de Carlos Gaviria y Carlos Bula, quienes venían ocupando esos cargos. La plenaria del Congreso polista resolvió por el voto de 798 de sus miembros que la dirección del partido para que en el 2010 nos lleve al poder fue puesta en manos del hombre más capaz, moralmente solvente y éticamente intachable, Carlos Gaviria Díaz, mientras su oponente, el primero en reconocer la derrota obtuvo apenas 474 votos. Para la secretaria la proporción fue para Bula 53% y para Flórez, 47%.

No es exacto y falta a la verdad, lo que salió al día siguiente a decir el senador Petro en la W y de esa hora en adelante, en todos los medios, incluyendo los regionales como el periódico de Cali, El País, que se reformaron los estatutos para poder reelegir al maestro Gaviria, queriendo ponerlo a la altura de nuestro principal enemigo político, por los intereses que representa, el presidente de facto, ya que gobierna por una reelección comprada a Yidis Medina, como ella lo aceptó. En ese punto no fueron reformados los estatutos, ya que permitían que fuera ratificado en el cargo, quedando como quedo la posibilidad de hacerlo por la plenaria, siendo que necesitamos ser conducidos por una persona que de la mano nos guíe a la victoria en próximo año, ya que elegir a otra persona o irnos a unirnos al Partido Liberal, no solamente aseguraría nuestra derrota, sino nuestra desaparición como partido. Gaviria representa la unidad, representa la sabiduría, la sapiencia, la ética que falta en la política, la que hoy, tengo que reconocerlo, le falta a quien aceptó en el Congreso esas reglas, Gustavo Petro, pero que siendo derrotado en su propuesta de ponernos bajo las ordenes del otro Gaviria, César y ahora salió por todo el país a buscar nuestras separación, lo que no va conseguir, sin importar que a él, todos los polistas, le agradecemos sus luchas y logros, como la que dio contra los paramilitares.

El senador Petro nos demuestra que no debemos seguir personas, sino programas e ideas, ya que las personas a veces se dejan seducir por veleidades que el capital tiene para captar para sus intereses a quienes en forma decidida se han opuesto a sus postulados, las que hace rato captaron al ex alcalde de Bogotá, a quienes les debemos agradecer los servicios prestados al partido, teniendo que lamentar que no contaremos con ellos en el proceso de consolidar al partido. Los intereses de las masas populares de Colombia son más importantes que los egos de algunos dirigentes del Polo, con quienes no debemos polemizar para hacerle el juego a la derecha que gobierna el país, aunque ellos si lo quieran hacer por los medios de comunicación.

El trabajo es arduo, por lo que requerimos personas comprometidas a lo largo y ancho del país, que nos permitan hacer grande al Polo Democrático Alternativo, para convertirlo en una opción de poder, mostrándole al pueblo colombiano que tenemos un modelo de país, para que allí seamos felices todos. Las pequeñeces no nos pueden detener.

NOTA 1: Es vergonzoso que el vicepresidente Francisco Santos salga a criticar y calificar de antipatriotas a quienes no consideramos que su jefe es Dios, incluyendo al hijo de su primo, Enrique Santos Calderón, Alejandro Santos que denunció al Estado colombiano ante la Comisión Interamericana de DD.HH. por violación a la libertad de prensa, al chuzarle su teléfono. Uribe no es Colombia

NOTA 2: El gobierno nacional demuestra una vez más su deseo de beneficiar al primer primo de la nación, Mario Uribe, extraditando al jefe paramilitar Hebert Veloza “H.H.”, que el próximo lunes 9 de marzo de 2009 estaba citado por la Fiscalía General de la Nación para declarar en su investigación. Nos quedamos sin saber que iba a decir, lo que si es cierto, es que el gobierno si sabía.   

cesarluque@yahoo.com   

Total Page Visits: 278 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *