JOSÉ ALBERTO (EL PEPE) MUJICA CORDANO

Ha demostrado que sí se puede, cuando no se claudica

César A. Luque F.

6/12/09

Para muchos ese nombre no significa nada, pero hoy encarna a la vez, una esperanza y un ejemplo, que demuestra que cuando no se claudica, se lucha constantemente, sí se puede. Llegó el domingo a la presidencia de Uruguay, representando al Frente Unido, del que hace parte su Movimiento, el de Participación Popular. El Frente Amplio, partido de izquierda gobierna desde que llegó al poder, Tabaré Vásquez. Nació en Montevideo el 20 de mayo de 1935. Su vida la ha dedicado a luchar por mejorar su país, equivocándose muchas veces, pero siguiendo siempre el camino de la coherencia, hecho que lo ha llevado a sufrir penalidades, especialmente cárcel, ejerciendo siempre una linda profesión, la de modesto agricultor.

“El Pepe” como todos los conocen, perteneció al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, grupo guerrillero que en los años 60´s luchó para liberar al país de la opresión. En un enfrentamiento fue herido de seis balazos. Fue detenido cuatro veces. Se fugó dos veces de la cárcel de Punta Carretas. Ha pasado 13 de sus 74 años detenido. Durante 7 años de su cautiverio no pudo leer nada. Fue sometido varias veces a tortura, como tener por varios días las manos atadas con alambre de púas. Su detención se dio entre 1972 y 1985, bajo la dictadura cívico militar, que lo convirtió en un “rehén”, al que usaban para amenazar al grupo guerrillero, de que si hacían ataques militares, lo ejecutarían. Esa misma condición la tenían también Eleuterio Fernández Huidobro, hoy senador del Frente Amplio y Raúl Sendic, fundador de los Tupamaros.

El 8 de marzo de 1985 dejó la cárcel después que se implantara la democracia. Fundó el Movimiento de Participación Popular dentro del Frente. En 1994 fue elegido diputado por Montevideo. En 1999 fue elegido senador. Entre el 1º de marzo de 2005 y el 3 de marzo de 2008 fue ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca en el gobierno de Vásquez. Al final de 2008 fue elegido precandidato presidencial, renunciando al Movimiento de Participación Popular el 24 de mayo de 2009 par hacerse candidato de todo el Frente Amplio y no de apenas un sector. El 28 de junio fue elegido candidato. El domingo pasado, en segunda vuelta se impuso al ex presidente, De la Calle, para gobernar hasta el 2015.

Aún encerrado, nunca dejó su espíritu socialista de lucha, nunca lo pudieron derrotar. Sus enemigos pretendían que bajara los brazos, pero no lo hizo.

Él se define como un veterano, que estuvo unos años en la cárcel, y tiene algunos tiros en el lomo, que se ha equivocado mucho, como su generación, que es medio terco, porfiado y que trata de ser coherente, todos los días del año y todos los años de la vida. Que se siente feliz de representar a quienes no están, y a los que no se pueden representar a sí mismos. Para él no hay hombres imprescindibles, las que sin son imprescindibles son las causas, y los caminos. Considera que se debe cultivar la memoria, ya que ella sirve para desafiar al poder, es una herramienta para construir el futuro.

Cuando supo el resultado de las elecciones lo primero que hizo fue agradecerle su triunfo a Tabaré Vásquez su antecesor, ya que sus ejecutorias en el gobierno hicieron posible su elección, continuando el mismo proyecto político, demostrando que es posible cuando se tiene una partido serio, comprometido con los problemas de su pueblo, continuar un proyecto, sin mesianismo, sin reelecciones indefinidas, esencia de la democracia. El Frente Amplio, integrado por varias tendencias políticas de izquierda demuestra que un proyecto político colectivo si es viable, contrario a aquel sustentado en el personalismo, donde se fincan las esperanzas en una sola persona.

El caso uruguayo nos sirve de ejemplo a quienes pertenecemos al Polo Democrático Alternativo, donde también confluyen diferentes tendencias de izquierda, hecho que a veces desconocemos y que nos lleva a controversias interminables que obstaculizan su consolidación como proyecto colectivo que debe representar las clases sociales desfavorecidas, servir de vocero de quienes no están y de quienes no se pueden hacer oír. El desafío es fortalecer el partido en las próximas elecciones, tanto al Congreso, al Parlamento Andino, como a la Presidencia de la República.

Nota: El caso del joven Nicolás Castro demuestra dos cosas: i) que una gran parte de la juventud se dedica a actividades reprochables socialmente, ya que no tienen un rumbo fijo y que, ii) la justicia no puede ser usada para perseguir a este tipo de personas por hacer cosas socialmente reprochables, pero no delictivas, y de paso abren un boquete por el cual podrían llegar muchas personas a la cárcel por estar en contra del actual gobierno.

El derecho penal en sociedades serias es la ultima ratio, es decir, la última opción, no la primera, primero deben existir otros mecanismos para encausar la conducta desviada. La Fiscalía y el Gobierno Nacional quieren convertir un joven estudiante equivocado en un criminal al enviarlo a la cárcel, universidad del crimen. 

                                                                       cesarluque@yahoo.com

Total Page Visits: 306 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *