PACIFIC RUBIALES NO ES PARA TI, NI PARA MI, ES PARA ELLOS

Con multimillonaria propaganda intenta ocultar su condición de explotadora

César A. Luque F.

1/04/12

En el 2004 fue creada Pacific Stratus Energy. En el 2007 Petro Rubiales compró la Meta Petroleum del empresario extranjero, dueño de Avianca, Germán Efromovich que explotaba el pozo petrolero Rubiales. Así se fusionaron Pacific y Petro Rubiales en 2008 por la compra que hizo Kappa Energy. En el 2009 se convirtió en el actual Pacific Rubiales Energy, la que junto a Ecopetrol explota el pozo Rubiales en Puerto Gaitán (Meta), un municipio que tenía 7.000 habitantes antes que llegara la multinacional de origen canadiense, con cuatro venezolanos como sus principales accionistas, que no pudieron seguir chupando el petróleo de su país, debido a que el gobierno de Chávez lo nacionalizó, para que sirva al país y no a inversionistas extranjeros como aquí. La empresa llevó 13.000 trabajadores al municipio por medio de contratistas, para evitar obligaciones laborales.

Esos empresarios aprovecharon que el gobierno de Uribe en el 2004 partió, debilitando, a Ecopetrol, creando la Agencia Nacional de Hidrocarburo (ANH), que le dio la explotación de gas en el campo La Creciente (Sucre). Reformas hechas para favorecer intereses extranjeros, por gobiernos postrados.

Los trabajadores de Pacific Rubiales el año pasado hicieron varias protestas por las condiciones inhumanas de trabajo, como vivir en carpas, en camarotes, y con baños peores que en las cárceles, mientras los directivos se dedican a jugar golf, como este año, en cuyo campeonato jugó, nada más, ni nada menos, que el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton, cuando piso a Bogotá, con Juan Manuel Santos.

Hoy la empresa tiene 7 bloques productores, más de 28 puntos de exploración y 3 de exploración en el Perú, dividendo sus ingresos en 74% por explotación de petróleo y 26% de gas. Tiene 13 millones de acres en Colombia, o sea, 5.2 millones de hectáreas para adelantar sus proyectos.

En el año 2011 Pacific Rubiales logró los mejores resultados que empresa privada haya obtenido en Colombia nunca. Extrajo un promedio de 218.450 barriles de petróleo diario, logrando ganar 1.02 billones de pesos (554 millones de dólares), incrementando sus ganancias en más del doble respecto del año anterior. En el 2011 vendió 6.25 billones de pesos, o sea, 3.381 millones de dólares, aumentando sus ventas en 104%. Mientras tanto en Puerto Gaitán el año pasado murieron 11 niños colombianos de hambre. Para tapar ese hecho y otros, el alcalde actual, acusado de nexos con paramilitares, en asocio de Pacific hizo el Festival del Retorno, donde gastó la alcaldía 3.500 millones de pesos, contratando artistas y modelos, para que acompañaran a Marc Anthony contratado por Pacific. 

Que una multinacional explote a sus trabajadores, cree problemas sociales donde se instala, no es noticia. Pero que también intente, como lo ha denunciado Ecopetrol, al no pagarle a la casi estatal lo que le corresponde por el pozo Quifa 1, es la muestra que solamente les importa llevarse nuestras riquezas, intentando ahora convencer al país de sus bondades, adelantando una agresiva campaña publicitaria en televisión, y patrocinando a la W radio, del grupo español Prisa, teniendo además el 19% de acciones de Cable Noticias, luego de vender su participación en El Tiempo al colombiano más rico, Luis Carlos Sarmiento.

Ahora los medios especializados han informado que para integrar el tribunal de arbitramento que resolverá la controversia con Ecopetrol, Pacific nombrará al hasta hace unos días, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Sala Civil, Jaime Arrubla Paucar, ejemplo claro de lo que ha llamado el senador Jorge Robledo la “puerta giratoria”, que consiste en que quienes trabajan para el Estado pasan al sector privado, usando su conocimiento a favor particular, o al revés, como en el caso del hoy fiscal Eduardo Montealegre, asesor jurídico del grupo SaludCoop, donde ganaba fabulosos honorarios, grupo que hoy investiga la Fiscalía, y ante el que ya se declaró impedido, como si no fueran sus subalternos los que tendrán que seguir investigando, sin ninguna independencia.

Otros ejemplos de esa rueda son el ex ministro de Minas y Energía de Uribe, Hernán Martínez, miembro de la Junta Directiva de Pacific y de la de la Gran Colombia Gold, cuya presidenta es la ex ministra de Relaciones Exteriores, María Consuelo Araújo. De Pacific son asesores el ex ministro de Justicia, Néstor Humberto Martínez, los defensores del ex presidente Uribe, Jaime Lombana y Jaime Granados, pudiendo enfrentar fácilmente las investigaciones de la DIAN, la Contraloría y la Super Sociedades, ésta última que le impuso una multa de $ 100 millones de pesos, que pagaron sin decir nada, como debió pasar con las multas impuestas a doce de sus contratistas por el Ministerio del Trabajo.

Esta “proeza” empresarial la han realizado cuatro venezolanos, Ronald Pantín ingeniero por 23 años en PDVSA antes de Chávez, José Francisco Arata su actual presidente, Serafino Iacono, Miguel Ángel de la Campa, que cuentan con muy buenos amigos colombianos, empezando por quien los ayudó a consolidarse, el industrial Augusto López Valencia, durante muchos años la figura central del Grupo Santodomingo, así como el canadiense Frank Giustra, de quien dice Arata “En 1995, Giustra dirigía un fondo de capitales y él fue el que consiguió los recursos y los inversionistas”, empresario señalado de haber recibido favores políticos de Clinton para quedarse con una explotación minera en Kazajistán. Sobre el tema el periódico New York Times dijo: “Después de pacto minero, inversionista hace donación a Clinton”. Parecido a lo que pasa aquí.

También Pacific hace parte del transporte de combustibles. Tiene el 35% en Oleoductos de los Llanos, así como en el Oleoducto Central (Ocensa), y participa en el 33% en el Oleoducto Bicentenario, oleoducto que valdrá 4.000 millones de dólares. Sus acciones se venden en las Bolsas de Valores, de Toronto (Canadá) y Bogotá, teniendo como meta producir 500.000 barriles de petróleo diarios, además de explotar oro, carbón, hierro, acero y producir energía. Hoy construye un puerto especializado en líquidos en Cartagena y tiene sus ojos en la Guajira, Santander, Cesar y Boyacá, para lo cual ya crearon la empresa Pacific Green para explotar el cultivo de caucho y el de palma de aceite.

Todo eso me permite concluir, contrario a lo que dice la propaganda, que Pacific Rubiales no es para ti, ni para mí, ni siquiera para sus trabajadores, ni para el pueblo donde saca el petróleo, ni para Ecopetrol, ni para el país, sino para unos empresarios que llegaron, como en la Colonia a llevarse nuestras riquezas. Se repite la historia, muy seguramente porque no la conocemos.

NOTA: Contrario al espíritu colonialista que nos viene invadiendo, Cueros Vélez una empresa con 109 tiendas, se ha negado a vender su empresa, defendiendo lo nacional.

Fotos que ilustran el artículo.

Total Page Visits: 281 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *